11/5/16

Emocionario Adolescente: ¿dónde está la culpa?

Mis queridos poetas y piratas,

En nuestro proyecto Emocionario adolescente, hemos trabajado esta semana la culpa y el remordimiento en dos sesiones y, la verdad, dieron para bastante (aquí tenéis la primera). Eso sí, no todos quisisteis compartir vuestras experiencias. Es algo natural, sobre todo teniendo en cuenta que son emociones difíciles de digerir y asumir (lo veremos próximamente con la vergüenza).

 ¿Sentimos culpabilidad y remordimiento?

 Ahora bien, algunos sí incidisteis en que os habíais sentido muy culpables al tratar mal a vuestras madres puesto que siempre os dais cuenta de que son las que menos se lo merecen. Esto generó una interesante conversación sobre la paciencia de nuestros progenitores, sobre cómo lo dan todo por nosotros y aguantan nuestros enfados más injustos y absurdos. 

Otro compañero, por su parte, reconoció haberse portado mal con un anciano y maltratar a un animal cuando era pequeño. Dice que ambas acciones le marcaron y le hicieron pensar mucho, tanto que apenas pudo descansar bien hasta que pidió perdón, por un lado, y vio al animal recuperarse, por otro. Sin embargo, más de uno confesó que, haga lo que haga, no se siente culpable ni siente remordimiento después. 

Finalmente, otro compañero señaló que no puede soportar sentirse culpable y, cuando le pasa, le pega puñetazos a la pared. 


                               ¿Dónde está la culpa en el cortometraje?

Tras haber trabajado con la poesía de Borges, su cuento corto y también con el argumento de Shakespeare, nos pusimos con el cortometraje llamado 'La culpa'. Son 12 intensos minutos en los que aparece clara la sed de venganza pero, sin embargo, la culpa (emoción que le da nombre al vídeo) no se percibe tan claramente. Por ello, separados, todos os exprimisteis un poco para averiguar dónde se halla y teníais que redactarlo brevemente. Veamos cuáles han sido vuestras respuestas: 








¡Seguimos!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada